Seguramente hayáis desayunado churros algún día después de las noches de Navidad o cualquier día después de una noche con amigos o familiares, y hoy os proponemos que los hagáis vosotros mismos en vuestra casa y los cocinéis cómodos y con cuidado, con el pijama todavía puesto.

 

 

 

Receta para 24 unidades:

Ingredientes:

 

Agua 1 vaso
Harina 1 vaso
Sal una pizca
Aceite para freír
Azúcar por encima

 

Preparación de los churros caseros:

 

 

La preparación de estos maravillosos churros caseros es realmente muy sencilla, pero tenéis que llevar cuidado con las salpicaduras de aceite caliente, ya que al llevar agua en la masa, es posible que salpique, o posiblemente por las bolsas de aire que pueden crearse en la masa.

Tenemos que poner el agua al fuego en un cazo con la sal a calentar y en el momento en el que el agua hierva, retiramos del fuego y vertemos toda la harina de golpe. Cuando ya tenemos la harina vertida en el cazo, tenemos que remover con energía hasta que la masa se separe de las paredes y quede una masa uniforme.

Cuando tengamos la masa preparada solo tenemos que ponerla en una manga pastelera con boquilla estriada o en una churrera y tenemos que formar los churros en una superficie plana donde no se puedan pegar, para ello podemos untar la superficie como puede ser la encimera o en papel vegetal de aceite.

¡Ya tenemos los churros preparados! Ahora queda lo más peligroso, calentar el aceite y freír los churros. Una vez que los churros estén cocinados los tenemos que poner sobre un plato cubierto con papel de cocina, para que absorba el exceso de aceite.

 

 

Por último, solo queda rebozarlos en azúcar y comerlos enseguida con una taza bien caliente de chocolate o un café con leche.