La luz en la cocina es un elemento básico e indispensable para poder ver bien los ingredientes que preparamos para nuestras recetas más sabrosas sin que nuestra vista se resienta y para que la estancia no esté en penumbra sino que tenga un aspecto más cálido. 

A la hora de iluminar nuestra cocina, además de funcionalidad, también podemos dotarla de diseño. Basándonos en esto no sólo existe la luz del techo sino que para las cocinas modernas y actuales existen otro tipo de sistemas de iluminación económicos, aptos para todo tipo de presupuestos. 

Hablamos de la iluminación con sistemas LED, que no sólo sirven para la iluminación general: también para la luz de acentuación. Puesto que las luces LED son regulables se puede jugar con la intensidad de la misma, ajustándola a las necesidades de cada rincón de la cocina. Lo ideal es instalar tres niveles de iluminación LED en una cocina: 

• Iluminación empotrada para techos (downlights LED).

• Iluminación colgante para techos altos (bombillas LED).

• Iluminación acentuada para mobiliario (tiras de luces LED).

 

Iluminación empotrada para techos

La luz del techo será la que proporcione la iluminación general o de ambiente. Es bastante común optar por tonos de luz fríos para mejorar la visibilidad y la concentración y, de este modo, evitar accidentes. Aunque si deseas un ambiente más acogedor y hogareño, las luces cálidas serán la mejor decisión. Entre los distintos sistemas para los techos encontramos: 

Lámparas empotrables LED: denominados también downlight LED, sustituyen a los antiguos tubos fluorescentes de las cocinas y son mucho más estéticas. No requieren ningún tipo de mantenimiento y pueden durar hasta 10 años o más (según el uso que hagamos de ellas). Si no queremos estropear el techo haciendo agujeros, podemos instalar plafones LED en la superficie.

Lámparas colgantes de cocina: otro clásico que sigue siendo muy popular en todo tipo de cocinas pero especialmente en las de isla. Como su ángulo de apertura es menor que el de las luces LED, aportan una luz cálida y equilibrada. Además, en el mercado existe una gran variedad de lámparas de diseño para cocinas de todos los estilos. 

Luz LED para molduras: se utilizan, sobre todo, para resaltar las características arquitectónicas de cualquier superficie, como las molduras cóncavas de las cocinas tradicionales.

Focos LED en carril: algunos techos son muy altos para instalar luces empotradas o lámparas. En estos casos se recurre a la instalación de focos LED en carril que, además de funcional, son muy estéticos. 

 

Iluminación para encimeras

Las encimeras necesitan también un punto de luz para poder ver mejor mientras trabajamos en la cocina. Este tipo de iluminación cada vez se demanda más en los presupuestos de cocinas. Para esta zona en concreto, las luces LED son ideales ya que no se calientan (como es el caso de las bombillas incandescentes). Para iluminar la encimera directamente, hay que dirigir el foco de luz directamente hacia ella, colocándolos bajo los armarios o en la pared. Los cables pueden ocultarse bajo el armario para guardar la armonía en la cocina. 

 

Iluminación en el mobiliario

Además de ser útil y funcional, este tipo de iluminación puede resultar decorativa. Para ello, pueden iluminarse tanto los estantes flotantes como el interior de los armarios. Para los estantes flotantes existen tiras de luces LED (las hay hasta de colores) que, además de resaltar, aportan un toque de luz precioso a este espacio.

En cuanto al interior de los armarios también pueden iluminarse con tiras LED o bien instalando luces en la parte superior de los mismos (en el mismo cableado de las luces de la cocina). Los cajones, en cambio, necesitarán un sistema mucho más funcional, como pequeñas bombillitas LED. Si los armarios tienen alguna vitrina de cristal, ¡el resultado será aún más espectacular!

 

En Cocimobel somos expertos en el diseño de cocinas. Si deseas renovar los sistemas de iluminación de tu cocina en tu próxima reforma, no dudes en pedirnos presupuesto y juntos la diseñaremos a tu gusto.