La mayoría de la gente hace planes de fin de año. Entre ellos, algunos son rituales muy personales en los cuales dejas ir simbólicamente cosas que se quedan con el año viejo o incluso supersticiones generales transmitidas en cada familia para la buena suerte durante todo el año que viene. Pero ¿qué hay de los objetivos para el nuevo año? Modificar nuestra cocina para mejorar la alimentación es clásico, pero ¿cómo lograrlo?

Tips para mejorar tus hábitos alimenticios este 2019

Alimentos

Aceite de oliva. También llamado "el oro líquido", su presencia en nuestros alimentos nos garantiza no solo un gran sabor sino una mejoría en el estado de nuestra piel, la exclusión de grasas "malas" y la regulación del colesterol. Lo ideal es comerlo crudo o sustituirlo por otros aceites que se utilizan para cocinar.

Vino tinto. Una copa al día es la llave de la alegría. Aunque lo ideal es no consumir bebidas alcohólicas con frecuencia, se ha demostrado que beber una copa de vino tinto al día ayuda, por sus antioxidantes, a reducir los procesos naturales de las células, evitando las marcas del envejecimiento. Después de comer, beneficia la digestión, pues ayuda a procesar las grasas y, al ser un gran vasodilatador, mantiene sano nuestro corazón.

Rutina

El sagrado desayuno. Por ningún motivo debes saltarte el desayuno. Esta primera ingesta es sumamente importante para el desarrollo del resto de nuestro día. No por nada en los hospitales el primer alimento se da alrededor de las siete de la mañana.

Horarios fijos. Come a tus horas. Saltarse un solo alimento genera la activación de los ácidos estomacales en beneficio de la gastritis y la inflamación del colon (colitis). Si haces cada comida aproximadamente a la misma hora, te sentirás mucho mejor cada día.

Omitir malas prácticas.

Actividad después de comer. Al término de tu comida, nada de sentarse frente al televisor, tomar una siesta o hacer la sobremesa con una plática larguísima. Lo ideal es caminar entre 15 y 30 minutos, sin mucha agitación, para digerir adecuadamente los alimentos. Para hacerlo más ameno, ¿qué tal llevar la charla de la mesa al jardín o la calle?

Armonía en el plato. Muchas personas se bastan con una pasta o sopa y un plato fuerte en el mejor de los casos. Incluso, puesto que el tiempo a veces no nos permite la variedad, solo hay un plato. Sin embargo, comer sano no es tan caro ni necesita de productos muy elaborados. Si se comen carne o carbohidratos, basta con incluir siempre algo de fibra de verduras y frutas en ensaladas o el postre.

Como verás, seguir el plan de cambiar tu alimentación este 2019 no es algo fuera de este mundo. Solamente se trata de la información adecuada, disciplina en la cocina y buena voluntad. ¡Que te aproveche!