Realizar reformas en nuestra casa es algo que casi todos los que hemos tenido una vivienda hemos tenido que pasar en alguna ocasión. Si no es el baño, es el salón o la cocina, todo con tal de que nuestra casa se vea tal y como nos gustaría que fuera.

Una de las reformas más laboriosas pero que al mismo tiempo más nos satisface es la de la cocina.
Hay que tener en cuenta que una cosa es que nos monten la cocina de nuestros sueños y otra totalmente distinta la de reformar nuestra cocina actual para transformarla en la que siempre hemos querido tener.

Para algunas personas, imaginar y diseñar en su mente la cocina de sus sueños es algo muy bonito, pero, por el contrario, otras personas prefieren contar con la ayuda de expertos en decoración y diseño para que le ofrezcan distintas opciones.

Hoy os vamos a dar una serie de recomendaciones que hay que tener en cuenta antes de escoger una nueva cocina o reformar la que tenemos.

1)    Costumbres y rutinas.

Debemos de pararnos a pensar en cuál es nuestra rutina. Por ejemplo, si eres de esas personas que pasa la mayor parte del tiempo en casa con los niños o si eres de las que estas siempre fuera trabajando, y sólo pisas la casa para dormir, cenar y poco más, e incluso, también tenemos que tener en cuenta si nuestra idea es reformar la cocina para posteriormente vender o alquilar nuestra vivienda.

Como podéis comprobar, lo lógico es adaptar la nueva reforma a nuestro estilo de vida, ya que no es nada práctico invertir mucho tiempo y dinero en un espacio en el que apenas vamos a estar, o al revés, invertir muy poco tiempo y dinero en una estancia de la casa donde realmente pasamos mucho tiempo, y normalmente acompañados por los niños.



2)    Dimensiones.

Es muy importante también tener en cuenta las dimensiones de la cocina, situación de las ventanas y las puertas, altura del mobiliario y posición de las instalaciones de gas, agua y puntos de electricidad.

En este aspecto, existen cocinas que se montan por módulos para ahorrar espacio o también, para aquellos que disponen de un espacio pequeño, cocinas que disponen de mobiliario con doble uso o muebles prácticos con capacidad de almacenaje, las posibilidades son infinitas para sacarle el máximo partido a nuestra cocina.



3)    Ideas con imaginación.

Actualmente, y más con lo conectados que estamos a internet en todo momento, es relativamente sencillo sacar nuevas ideas o inspirarnos a partir de una imagen que veamos por internet. Son múltiples las plataformas en las que podemos inspirarnos, como por ejemplo Pinterest o Instagram, sin contar con blogs especializados.



4)    Elementos y acabados.

Existen multitudes de acabados para los muebles de la cocina: brillantes, laminados, mates, maderas, vidrio, lacados o satinados, a esto mismo hay que sumarle los distintos materiales para la encimera o el color de los electrodomésticos.



5)    Pequeños detalles hacen la gran diferencia.

En una cocina, al igual que en cualquier otra habitación de la casa, los pequeños detalles son los que plasmarán la diferencia entre una estancia más o algo único y llamativo. Por ejemplo, aperturas de los cajones, cubo de basura, tiradores, tipo de grifería, luces… Son multitud las opciones que podemos escoger, pero algo está claro, sea cual sea nuestra opción será la correcta porque tendremos una cocina única e inigualable.



6)    Garantía.

Por último, debemos de tener en todo momento presente las garantías de los fabricantes, los servicios, los tiempos de entrega y las condiciones de pago.