El tipo de cocina que tengamos va a depender en gran medida del tamaño de dicha estancia, sin contar que tiremos paredes o la juntemos al salón. En ocasiones, por espacio, nuestra cocina tiene forma alargada, siendo el “pasillo” intermedio la única forma de acceder y estar dentro de dicha cocina, algo que a veces puede resultar un poco claustrofóbico.

Por ello, hoy os vamos a dar una serie de consejos para sacarle el máximo partido posible a una cocina alargada, no sólo para que aumente el espacio de movimiento, sino para que también parezca más grande de lo que es.

1)    Colores claros.

Los tonos claros siempre aportan un cierto grado de luminosidad, ampliando visualmente dicha estancia. Utilizando colores como azul claro, blanco e incluso materiales como la madera, nuestra cocina dará una sensación de amplitud de espacio a pesar de que sea algo estrecha nuestra cocina.

Otra de las ventajas de usar colores claros es que al mismo tiempo que ampliamos visualmente los espacios de la cocina, es que le podemos dar un aire moderno y vanguardista e incluso, clásico, todo depende de nuestros gustos.



2)    Zona de trabajo en una pared.

En muchas ocasiones, entras en alguna cocina relativamente estrecha o alargada, y nos encontramos distintos electrodomésticos y la encimera en ambas partes de la pared. Esto es un error, ya que lo que estamos haciendo es reducir aún más el propio espacio de la cocina. Lo que se debería de hacer para aumentar el espacio es concentrar todos los electrodomésticos, encimera y mesa de la comida en un solo lado de la pared, de manera que dejamos libre tanto la zona central como el otro lado de la pared, aumentando significativamente el espacio de nuestra cocina alargada.



3)    Aprovecha hasta el más mínimo espacio.

Como hemos dicho en otros artículos, un truco para ahorrar espacio es guardar ciertos instrumentos de cocina en módulos, en estanterías de pared e incluso detrás de la puerta.
Piensa que lo importante es que cuantas menos cosas estén a la vista, mayor espacio parecerá que tenemos. Por ello, desde Cocimobel Cocinas recomendamos utilizar organizadores, vitrinas, estantes, armario o cajoneras, para que todo tenga su propio sitio, pero sin entorpecer el movimiento en la cocina.



4)    Comer en barra o en mesa.

Muchas son las familias que comen en la propia cocina, otras en el salón y otros donde pillan. Por ello, si tu cocina es pequeña o alargada y no se dispone de espacio para colocar una mesa de cocina, siempre tendremos disponible la opción de utilizar una barra, lo que viene siendo un tablero con una silla alta dónde comer algo rápidamente para después volver al trabajo.



5)    Isla central.

Si, por el contrario, tu cocina es alargada pero sí que dispones de espacio suficiente, le puedes dar un toque moderno e innovador colocando una isleta central con todo lo necesario para cocinar, desde la propia vitrocerámica, hasta el lavavajillas o el fregadero. De esta manera dejarás libre tanto el espacio de la derecha como el de la izquierda y le darás un toque distinguido y único a tu cocina.



6)    Paredes.

Otro truco es resaltar las paredes. Esto se puede hacer de distintas formas, como, por ejemplo, dejando una sola pared de un color, mientras que el resto de la cocina es de otro color, u otro ejemplo es resaltando una pared con mosaicos o azulejos.
También se puede obtener un efecto visual de mayor amplitud escogiendo colores neutros y para la encimera y muebles, y paredes con colores más fuertes.