Algo que nos llama mucho la atención a los españoles cuando vemos las típicas películas americanas, son las gigantescas cocinas que tienen, con su respectiva isleta, también gigante, instalada en el centro de la cocina.

Aquí en España no hay costumbre de poner isletas en la cocina, a no ser que se tenga una cocina enorme, en ese caso, y si se dispone del dinero suficiente, sí que se pone, pero es algo, no muy normal de ver.

A pesar de ello, y poco a poco, se está implantando dicha moda en nuestro territorio, algo, que desde mi punto de vista es perfecto, ya que una isleta no es sólo algo decorativo y que da un punto de distinción a la cocina, sino que suplanta diversos muebles, como, por ejemplo, la mesa donde se suele comer o desayunar.

Una isleta de cocina se puede usar tanto para poner electrodomésticos, como la vitrocerámica o el microondas, como para desayunar en ella, comer, cenar, o controlar a tu niño mientras cocinas, dejándolo entretenido con dibujos.

Además, también sirve como centro de guardado de diversos utensilios de cocina, como hoyas, sartenes o bandejas.

Existen multitud de isletas que albergan distintos módulos que incorporan vinotecas, estantes o freezers.
En algunos casos se usan mesadas libres para la preparación de alimentos o simplemente, para disponer los platos.

Y tú, ¿cómo te gustaría que fuera tu isleta perfecta? ¿Qué módulos añadirías?