Cada vez está más cerca la Navidad, con todo lo que eso conlleva, cenas, visitas a los familiares, viajes, regalos...

Una de las grandes incógnitas para la mayoría de nosotros, es que tipo de protocolo debemos de seguir a la hora de las reuniones familiares, como pueden ser en la cena de Navidad, Reyes o en la propia Noche Vieja.

Hoy expondremos el protocolo correcto que se ha de seguir en las cenas y festejos de Navidad.


- Aperitivo

Por regla general, antes de las propias cenas/comidas se suele servir un pequeño aperitivo. Este aperitivo ameniza la velada y proporciona un tiempo de margen para que lleguen todos los invitados. Al mismo tiempo, también ayuda a finalizar y rematar los temas culinarios de cocina, o como nos sentaremos en la mesa, ya que esto depende de varios factores.

No solo es correcto preparar un aperitivo para amenizar la espera, sino que también refleja modales distintivos en el anfitrión.

El aperitivo no ha de ser copioso y pesado, y debe de estar acompañado de bebidas, principalmente con pequeñas graduaciones de alcohol, como puede ser cerveza, vino, refrescos o agua.


- Menú

El menú puede ser muy variado, ya que probablemente, cada invitado tendrá sus propios gustos y preferencias, pero a pesar de ello, y sin importar porque está formado el menú, lo más importante es que los ingredientes y productos sean de primerísima calidad, cuyas cantidades han de ser las correctas.

Un pequeño detalle, que siempre hay que valorar hacia el buen anfitrión, es el hecho de realizar la comida con cariño, ya que no siempre se puede reunir a la familia, y más en estas épocas del año, se ha de transmitir esa pasión por los tuyos y por lo que haces, demostrándoles a todo el mundo que la cena no es una simple cena, sino un regalo por estar ahí las personas a las que queremos. Este pequeño ingrediente secreto, que es el cariño hacia lo que haces, se ve transmitido por la forma de servir los platos, el estado de la cena y los productos seleccionados para cocinar.

Otro detalle importante a la hora de preparar el menú, es que debe de contener entrantes/consomé y un segundo plato, preferiblemente carne o pescado. Y para ayudar a la digestión, es muy correcto preparar de postre piña natural y sorbete de limón, ya que son muy digestivos.

Otros platos típicos, pero que harán la delicia a tus comensales son el pavo relleno, lombarda, caviar o marisco, y no puede faltar tampoco la langosta.

En caso de que hayan niños en la mesa, se ha de prever un menú infantil de fiesta acorde a sus edades.


- Posicionamiento de los utensilios de mesa

Lo primero que hay que tener en cuenta son las dimensiones de la mesa, y la cantidad de invitados. El espacio mínimo recomendado por invitado es de uno 75 centímetros de ancho. Apurando un poco, 65-70 centímetros, pero no se debe nunca de bajar de ese espacio por invitado.

Ya que se reúne a mucha gente, se debe de lucir y presentar los mejores manteles, vajilla, cubertería y cristalería.

Debajo del mantel es recomendable poner un protector o muletón que proteja la mesa, amortigüe los golpes, para así evitar que cualquier percance pueda estropear la mesa.

Debemos de tener en cuenta también el posicionamiento de los platos. Este posicionamiento ha de ser por orden, y de abajo a arriba: plato llano o trinchero, plato hondo o taza de crema y consomé o cuenco. A la izquierda el plato de pan.
A su vez, la servilleta ha de colocarse encima de cada plato, para posteriormente que cada comensal coja su servilleta y se la ponga entre las piernas, para recoger aquellas migajas que caigan hacia abajo.

Por otro lado, los cubiertos se colocan en orden inverso al uso, es decir, el tenedor de pescado y de carne debe de ir a la izquierda, por este orden, y de fuera hacia dentro; y la cuchara y cuchillo a la derecha, también de fuera hacia dentro del plato. los filos del cuchillo mirando a la izquierda.
Los cubiertos de postre delante de la vajilla y de esta forma, tenedor, cuchillo y cucharilla.

Las copas, a su vez, se colocan de izquierda a derecha. La primera a la izquierda la copa de agua, que suele ser más grande que la del vino, y a continuación la de vino tinto y vino blanco. Detrás de ellas, según se mira la dirección del plato, irá la copa de cava, que es fina y más alta de lo normal.
Las copas no se han de llenar del todo, sino sólo a un 2/3 de su capacidad. Las bebidas se sirven por la derecha sin apoyar la botella en la copa y sin levantar la misma de la mesa.


- Postres y café

Una vez que se llega a los postres, se retiran de la mesa todos los útiles que ya no se utilizarán. Se recomienda que se pase un recoge-migas para dejar la mesa aún más limpia.

Sólo en estas fiestas se permite tomar el café en la propia mesa y debe de ir acompañado de los tradicionales turrones y dulces navideños. En el resto de comidas o cenas, lo correcto es que cuando llegue la hora del café se traslade a todos los invitados a una habitación distinta que no sea donde hemos cenado o comido.


- Música

La música ameniza la velada, pero nunca ha de tener un volumen excesivamente alto, y tampoco vale poner cualquier tipo de música, en esta época del año lo más recomendable es que la música sea la típica de navidad, ósea villancicos, y el volumen ha de ser relativamente flojo, ya que lo realmente importante son las conversaciones con los amigos/familiares.


- Como ir vestidos

Lo correcto es que los hombres vayan en smoking o frac, pero en su defecto también es correcto ir con traje oscuro, camisa de color liso y corbata.

En caso de las mujeres, podrán optar por el traje corto de cocktail, el smoking femenino o bien un traje largo.


- Trucos para estar toda la noche expléndid@s y terminar la cena con clase

No se debe de beber en exceso, para ello un pequeño truco es alternar entre bebidas alcohólicas y bebidas sin alcohol.

A media noche se recomienda comer algo que contenga azúcar, ya que sino el organismo no aguantará toda la velada y estarás agotado.

Las señoras deben retocarse al menos dos veces sus maquillajes y peinados, no se puede perder ni la compostura ni la imagen.

No se debe de entrar en conversaciones profundas, ya que se puede ser indiscreto o falto de tacto. Y lo más importante, déjese llevar, disfrute del momento, y de sus acompañantes.