Ya sea por que disponemos de pocos metros o por una cuestión de gustos, en muchas ocasiones vemos que la cocina y el salón comparten el mismo espacio. Las podemos ver separadas por una ventana o totalmente juntas, sin divisiones, donde dan una sensación de mayor amplitud, aunque sólo sea visual.

En los siguientes ejemplos vemos ideas de cocinas que según su tamaño, pueden tener una isla o barra que en la mayoría de casos se convierte en un verdadero comedor. También las hay con puertas correderas o plegables para ocultar la cocina mientras no se utiliza, para aquellos que no les gusta que se vea mientras se está descansando en el sofá.

La cocina unida al salón crea un ambiente acogedor que permite al cocinero/a estar cerca de los invitados o familia mientras se está cocinando, además de heredar la elegante decoración del salón. Por el contrario, el principal inconveniente que encontramos en la integración de la cocina en el comedor es la de los olores o el humo, pero como solución nombrada anteriormente, basta con una puerta corredera si nuestra distribución nos lo permite, además de un buen extractor de humos.

Es una idea que en España todavía cuesta un poco de asimilar, al contrario que en otros países, como EEUU, dónde es algo muy común que la cocina esté totalmente integrada con el salón.

Aquí algunas ideas de salon-cocina: