Los grifos son elementos indispensables en nuestras cocinas. Las encimeras y los fregaderos son sus dos muebles esenciales. El segundo de ellos fue ideado para realizar distintas faenas con líquidos. Desde el grifo del fregadero sale el agua necesaria para distintas labores de la cocina (llenar recipientes con agua, limpiar la vajilla...) y por su sumidero es evacuada, junto a otros líquidos.

Ya conoces la utilidad, por tanto, de los grifos, pero te sorprenderá la variedad de ellos entre la que elegir. Toma nota de estos modelos.

 

Te presentamos las distintas opciones de grifería

A continuación, te describimos los tipos de grifos más solicitados del mercado. Todos ellos son monomando, dado que los bimando ya no resultan funcionales.

 

1. De caño alto

La longitud de su caño permite separar el fregadero del grifo, por lo que resultará más sencillo apilar diversos objetos en el fregadero o rellenar cazuelas altas.

 

2. De pared

Las tomas de los grifos suelen encontrarse tras el fregadero, pero la realización de una obra de albañilería puede permitir que muevas su altura y la empotres en la pared. De este modo, podrás poner un grifo más grande y quedará muy elegante.

 

3. Caño extraíble

Puedes separar el caño y acercarlo a los objetos que se encuentren más lejanos, como si usaras una "alcachofa" de ducha. Es una solución interesante para los fregaderos pequeños, aunque esta alternativa se desgasta bastante.

 

4. Caño abatible

La naturaleza plegable de estos grifos hace que puedas acceder, por ejemplo, a la encimera o al fregadero. Son útiles en las viviendas pequeñas.

 

5. De pedal

Para salvaguardar la higiene (como en las cocinas, cuando se tocan muchos alimentos), el agua solo sale del grifo al presionar un pedal.

En definitiva, grifos para las necesidades que tengamos en las diferentes cocinas. Además, con distintos colores y novedades tecnológicas (detectores de presencia, LED...).