Aunque durante las navidades lo habitual suele ser cenar con la familia o los amigos en el salón, también pasamos gran parte de nuestro tiempo en la cocina, así que no por ello debemos descuidar su decoración para estas fechas tan especiales.

Os dejamos algunas sencillas ideas para que se respiren (además de tus mejores recetas) ambiente navideño y magia en ella sin que entorpezca ninguna de nuestras actividades culinarias.

Algunos de estos adornos los puedes hacer con tus propias manos. Son muy fáciles de hacer y aportarán originalidad a tu decoración navideña. ¿Qué tal una tarde de manualidades con los peques de la casa? También puedes aprovechar recipientes que tengas por casa: bandejas y recipientes de cristal, velas, moldes… Todo vale para lograr unos adornos con personalidad gastando muy poco dinero.

 

Hay que tener en cuenta el estilo de la cocina

Si tienes una cocina moderna o minimalista, en la isleta central puedes colocar un pequeño árbol de Navidad, pero no el clásico verde lleno de adornos navideños, más bien uno que vaya acorde a su estilo, más sencillo y de diseño.

 

 

Los estantes y armarios de la cocina

Puedes decorar los estantes de la cocina pegando cintas estampadas o guirnaldas de luces blancas (muy propias de la Navidad) o con motivos navideños (gorros, lazos, botitas, bastones de caramelo) o de luces. También puedes colgar en los tiradores de los armarios y en la puerta de la cocina tarjetas navideñas o con notas musicales o figuras típicas (árboles, bastones, calcetines, gorros de Papa Noël…) hechas por ti mismo con madera o con fieltro y purpurina.

 

 

La mesa de la cocina

Muchos desayunamos y comemos en la mesa de la cocina, así que tampoco podemos olvidarnos de su decoración. Un centro de mesa será ideal: sencillo pero elegante. Para ello puedes hacerte con algún cuenco de cristal y colocar en el centro una vela blanca o roja y alrededor unas flores rojas de tela, piñas, espumillón… o lo que se te ocurra.

Otra idea muy bonita es colocar un pequeño árbol de Navidad sobre la mesa, de esos decorativos que ya vienen montados o incluso poder hacer uno más original tú mismo: con bastones de madera, algo de pegamento para unirlos y colgando unas piruletas y bombones tendrás un árbol muy dulce que encantará tanto a niños como a mayores.

 

 

Las ventanas

Las ventanas quizá sean el mejor lugar de la cocina en el que colocar una decoración más grande y vistosa. En la parte superior pueden colgarse guirnaldas de luces que caigan sobre éstas, aportando un toque de luz a la cocina y un efecto muy bonito.

Si no cuentas con luces, puedes colocar sobre los bastidores de las cortinas follaje decorativo. Otra opción es comprar pegatinas con motivos navideños o sprays con nieve artificial para decorar los cristales con plantillas.

También puedes hacer coronas para las ventanas haciendo sencillas formas con un alambre (círculos, estrellas, corazones…), cubriéndolas con ramas flexibles artificiales y atándoles una cinta para colgarlas.

 

 

Si tienes chimenea…

Si tienes la suerte de contar con chimenea en tu cocina, deja que unas ramas verdes cuelguen por el frontal y los lados de la chimenea. Decora la repisa con muérdago y vasitos con velas.

 

 

Decoración con elementos de cocina

Puedes convertir un simple bote de cristal en una preciosa estampa navideña. ¿Cómo? Llena uno con azúcar o sal hasta un poco menos de la mitad y coloca dentro un pequeño arbolito blanco (seguro que en bazares encuentras). Fuera puedes decorarlo con un poco de musgo, espumillón, algún cascabel…

Los jarrones o grandes botes de cristal (sí, aquellos que usamos para guardar cereales, pasta, galletas…) también son grandes elementos decorativos. Dentro puedes colocar piñas, guirnaldas, bolas que no hayas colgado en el árbol… Quedan muy bonitos y también pueden servir como centro de mesa.

 

Los dulces también decoran (de ahí la popularidad de las mesas dulces en celebraciones tales como cumpleaños, bautizos, comuniones…). Puedes preparar la tuya en Navidad metiendo bombones en tarritos de cristal decorados con motivos navideños, barquillos en una bombonera, rosquillas en una tartera, mantecados en bandejas… Decora la mesa con velitas (a las que puedes colocarle puntillas de encaje con unos pequeños alfileres) y muérdago.